Guía didáctica

 

Bloque 1

 

Del telescopio al microscopio

 

Uno de los momentos más espectaculares de Bacteria Mutante tiene lugar cuando la acción se desplaza desde los confines de la Vía Láctea hasta el interior de un alga en el océano de un planeta. ¿Reconoces de qué planeta se trata? ¿Podrías identificar el lugar del amerizaje?

 

Este viaje no sólo cubre una gran distancia, sino también un enorme rango de escalas. Para que nos hagamos una idea, las estrellas enanas como las que protagonizan el programa tienen un radio de entre 10.000 km (las enanas blancas) y 700.000 km (las enanas amarillas, como nuestro Sol). Si los comparásemos con animales, sería como poner una hormiga al lado de un elefante. En este enlace [http://vimeo.com/12762259] puedes ver un video con los tamaños relativos de los planetas del Sistema Solar y los distintos tipos de estrellas. ¿Hay más variedad de tamaño entre las estrellas o entre los planetas?

 

Aunque hay bacterias tan grandes que casi pueden verse a simple vista, la mayoría de ellas pertenecen al mundo microscópico, con tamaños del orden de una milésima de milímetro. Es decir, habría que alinear un millón de bacterias para que la fila llegase a tener un metro de longitud. Y por debajo del tamaño de las bacterias y por encima del tamaño de las estrellas todavía hay muchas cosas en el universo. ¿Puedes imaginar algunas de ellas?

 

Potencias de diez

 

En 1957 Kees Boeke publicó Cosmic View, un maravilloso libro en el que partiendo de la imagen de una niña sentada a la puerta de su escuela iba presentando lo que veríamos a medida que fuésemos ampliando o reduciendo nuestra perspectiva. El resultado es un viaje por las escalas del universo en el que años después Ray y Charles Eames se inspiraron para crear Potencias de 10, un documental que recorre el mundo saltando a cada paso un factor de 10. Desde 1977, fecha de la creación de este documental, la ciencia ha mejorado mucho nuestra comprensión de las escalas más grandes y pequeñas del universo, pero el viaje sigue siendo igual de apasionante.

Las bacterias son multitud

 

Las bacterias son los organismos más abundantes de nuestro planeta. Entre todas pesan más que el resto de seres vivos juntos, y en un solo gramo de tierra se pueden llegar a contar 40 millones de bacterias. Han colonizado todos los ecosistemas terrestres, desde los fondos oceánicos a las capas altas de la atmósfera. Algunas incluso son capaces de vivir entre los desechos radiactivos y otras han resistido casi dos años en el espacio, adheridas al exterior de la Estación Espacial Internacional. En nuestro cuerpo las bacterias son diez veces más abundantes que el resto de células juntas. La mayor parte de ellas son inofensivas e incluso nos ayudan en tareas como digerir los alimentos aunque otras, como las que causan el cólera, la lepra o el tifus, suponen un riesgo para nuestra salud.

 

¿Sabías que hay alimentos que no podrían obtenerse de no ser por las bacterias? Entre ellos se encuentra uno que solemos poner en la pizza y otro que no puede faltar en las ensaladas. ¿Puedes averiguar cuáles son?

 

Bacterias en crecimiento

 

En este video puedes ver una población de bacterias desarrollándose a partir de un único individuo. Bastaría con que las bacterias se dividiesen en dos cada veinte minutos, para que al cabo de un día nos encontráramos con casi 5.000.000.000.000.000.000.000 individuos, esto es, un cinco seguido de 21 ceros. Aunque en cierto modo es cierto que las bacterias nos salen hasta por las orejas, ¿por qué crees que las colonias no crecen en realidad de esta forma tan desmesurada?

 

El problema del crecimiento de las bacterias se parece mucho a una vieja leyenda india que narra como el rey Sheram ofreció una recompensa al sabio que había inventado el maravilloso juego del ajedrez. El sabio contestó que lo único que deseaba era un grano de trigo para la primera casilla, y que luego fueran duplicando la cantidad en cada una de las casillas hasta completar las 64 que forman el tablero de ajedrez. El rey accedió pensando que todo aquel trigo cabría en un saco, pero cuando sus matemáticos calcularon la cantidad resultante se encontraron con que sólo en la última casilla habría que poner 9.223.372.036.854.775.808 granos. Teniendo en cuenta que en una tonelada de trigo puede haber unos 30 millones de granos, el rey debería haber puesto en esta esquina del tablero nada menos que 307.445.734.562 toneladas de trigo. Al ritmo actual,  ¡harían falta 439 años para acumular semejante cantidad!

 

La guerra contra los gérmenes

 

Este video pertenece a una campaña para concienciar a la población infantil de la importancia de lavarse las manos con jabón varias veces al día, sobre todo después de ir al baño o de permanecer en un lugar muy concurrido.

Bloque 2

 

Herramientas para capturar, editar, compartir video

 

Existen multitud de herramientas para capturar, editar y compartir videos en internet. En este enlace tienes una buena recopilación de las más útiles.

Crea tus mutantes

 

Crear personajes o paisajes con pigmentos no es una tarea sencilla, pero si dispones de los materiales adecuados puedes intentarlo en casa o en el laboratorio. Afortunadamente hoy casi todos llevamos una cámara de video bastante buena integrada en el teléfono móvil, y existen muchos programas sencillos y gratuitos que te permiten montar video en el ordenador o la tableta.

 

Como pigmentos podemos utilizar acuarelas o témpera, pero aquí te proponemos que investigues creando pigmentos naturales. Puedes utilizar desde moras o zumo de naranja a ceniza o polvo de tiza. También puedes raspar la superficie de un metal oxidado o probar a extraer los pigmentos de las hojas de diversas plantas. Algunas especies que se emplean en la cocina, como el pimentón o el curry también pueden proporcionar pigmentos muy intensos. Por lo general necesitarás diluir estos pigmentos en un medio adecuado. Algunos de los más seguros y asequibles son el agua, la yema de huevo o algún aceite ligero.

 

En Bacteria Mutante  hemos usado una técnica consistente en grabar la reacción que se produce cuando depositamos con una jeringuilla diversos pigmentos sobre un líquido. Nosotros utilizamos un viejo proyector de transparencias, pero si no tienes uno a mano (que es lo más probable) puedes intentarlo trabajando sobre una bandeja de vidrio de las que se usan en el horno y filmando desde abajo.

 

La inspiración checa

 

Los recursos visuales utilizados para crear Bacteria Mutante debe mucho a la obra de Karel Zeman, un cineasta checo que a mediados del siglo pasado revolucionó el mundo de los efectos especiales. Comenzó haciendo películas de animación mediante la técnica del stop motion, en la que la posición de la cámara, el escenario y los personajes se modifica manualmente fotograma a fotograma. Posteriormente Zeman comenzó a rodar con actores humanos, pero incorporando una gran variedad de efectos especiales para simular vuelos, inmersiones, saltos o escenarios que serían físicamente imposibles de rodar en la realidad. En aquella época no existía la animación digital y a veces se notaba un poco el truco, pero el resultado aún hoy resulta sorprendente.

 

En este video puedes ver algunos de los mejores efectos de las películas de Zeman. Aunque el audio está en checo no hacen falta muchas explicaciones para entender lo que está ocurriendo. Por cierto, si algún día vas a Praga no dejes de visitar su Museo de Efectos Especiales, en el que podrás accionar los motores de un submarino, remar en una máquina voladora o sentarte sobre una flor en la superficie de la Luna.

 

Jugando con la perspectiva

 

Uno de los trucos más efectivos que se utilizan en el cine se basa en la utilización de fondos o primeros planos que gracias a la colocación de la cámara y la iluminación acaban integrándose en la escena. En el minuto 1.50 del documental de Zeman puedes ver un plano de unos niños trepando por la espalda de un enorme dinosaurio que se ha hecho con esta técnica. ¿Os atrevéis a rodar una escena similar con la cámara del teléfono móvil? ¿A dónde os gustaría subir?

Arte y efectos especiales

 

 

En esta conferencia puedes ver al artista brasileño Vik Muniz desvelando los secretos de su proceso creativo. Este artista brasileño ha hecho obras con chocolate, alambres,  excavadoras, azúcar, recortes de papel, algodones e incluso nubes artificiales o un plato de espaguetis (puedes verlo en el minuto 13). En realidad las piezas que crea son efímeras, y lo único que queda de ellas es la fotografía en la que quedan inmortalizadas.

 

Inspirándote en las técnicas de Muniz – pero yendo un paso más allá – crea estrellas, planetas, nebulosas y galaxias y fotografíalas para construir, junto a las de tus amigos o compañeros de clase, un universo imaginario.

 

La letra la pones tú

 

La canción que cierra Bacteria Mutante nos recuerda que todos somos únicos en el mundo. Y aunque nos gusta mucho, pensamos que a lo mejor tú podrías ponerle otra letra que haga referencia a otras cosas que suceden en la película. Puedes descargar una versión instrumental con alguna pequeña pista para encajar la voz en este enlace https://soundcloud.com/mutantbacteria/eres-unica-instrumental,  y si quedas satisfecho con el resultado, no dudes en enviárnosla utilizando el formulario de contacto que encontrarás al pie de esta página.

Sonigramas

 

La música de Bacteria Mutante  fue grabada en los estudios de Radio Galega, uno de cuyos programas emblemáticos es Diario Cultural [http://www.crtvg.es/rg/programas/diario-cultural]. En este programa suelen proponer breves secuencias sonoras a partir de las que los oyentes deben desarrollar una historia. El proceso es el inverso al habitual en el cine, que consiste en poner sonido a unas imágenes. En esta actividad te proponemos una secuencia “muda” de Bacteria Mutante y te invitamos a grabar una locución, música y efectos sonoros con los que puedes crear tu propia microhistoria. Si quieres compartirla, súbela a algún servicio de internet y envianos la dirección para echarle un vistazo.